Medioambiente

Fenómenos como el desgaste y la fatiga están presentes en prácticamente cualquier sector o aplicación considerada.

Debido a estos problemas, el aumento de consumo de herramientas y la reposición de componentes y sistemas dañados genera costes incalculables, tanto económicos como medioambientales.

En consecuencia, la mejora de las prestaciones de los materiales proporciona un beneficio inmediato a la industria y a la sociedad en general y, por ello, es un objetivo permanentemente perseguido por las empresas.

Los tratamientos criogénicos contribuyen a la solución de este problema ya que la consecuencia inmediata de un menor consumo de materiales es la disminución en la demanda de materias primas, así como menor generación de desechos y un considerable ahorro de energía. Además, lo hacen de forma totalmente ecológica ya que los propios tratamientos criogénicos son procesos que no producen ningún tipo de vertido o residuo para su realización.