Tecnología

Las bajas temperaturas tienen la capacidad de afectar permanentemente a la micro-estructura de los materiales

A menudo, los cambios se manifiestan en notables mejoras en prestaciones como la resistencia al desgaste, la vida a fatiga, la conductividad o la estabilidad dimensional, entre otras.

Tec fundamentosAunque en este tipo de procesos se alcanzan temperaturas muy bajas (inferiores a -175°C) no dejan de ser tratamientos puramente térmicos por lo que, al igual que estos, afectan permanentemente a todo el volumen del material. En definitiva, no son tratamientos superficiales.

Los tratamientos criogénicos pueden usarse en prácticamente todo tipo de aceros (de construcción, de herramientas, rápidos, pulvimetalúrgicos, inoxidables, de cementación…), pero también en fundición, metal duro, aleaciones de cobre, aleaciones de aluminio, aleaciones especiales, composites, polímeros, etc.

Por otra parte, es preciso aclarar que los tratamientos criogénicos (incluidos los que se realizan en IK4-Azterlan) son totalmente limpios y respetuosos con el medio ambiente ya que no generan ningún tipo de vertido o residuo.